AYUDA A LA EMBARAZADA

20/01/2018
AYUDA A LA EMBARAZADA
Resumen

Como en todo, hay ayudas buenas y ayudas malas. Esto quiere decir que hay ayudas que realmente lo hacen (ayudar) y otras que no (las personas normalmente no lo hacen intencionadamente pero meten la pata hasta el fondo). A continuación os cuento cuáles han sido algunas de las mías y espero que se conviertan en una "ayuda buena".

Vamos a empezar por las buenas. Y cabe mencionar que todas son igualmente imprescindibles, ya que sin ellas no habría sido lo mismo.

Una de mis mejores ayudas en este proceso ha sido mi marido. Desde el primer momento hasta el día de hoy. Se ha implicado en todo en cada mes, cada semana, cada día, cada hora, cada instante. Ha sido quien ha quitado hierro a las "cosas malas" que te cuentan sobre el embarazo, parto, lactancia, cuidado del bebé...a esas "ayudas malas". Y quien siempre ha pensado en positivo y me ha ayudado a atraer eso para nosotros...Y así ha sido. Así que si yo tengo que ayudar el primer consejo que daría sería ese: piensa que las cosas van a ir bien (vas a estar rodeada por gente que sabe, por tu familia, por tus amigos...) y haciendo eso restarás mucha ansiedad que, en muchos casos, considero que influye notablemente en como salgan las cosas. Creo que en relación con esto (pensaba dejarlo implícito pero mejor no) es necesario añadir: aparta de ti a aquellas personas que no faciliten las cosas, que critiquen o te hagan sentir mal. Es TU momento.

Otra mejor ayuda ha sido mi madre (¡qué decir!): que escucha, observa y sólo cuando se lo pides da un consejo u opinión basado siempre en algo (no consejos vagos, o lo que oía decir a la abuela de su abuela). Y como no, mencionar a mi hermana que ayuda en lo que mejor sabe y se abstiene de opinar o aconsejar sobre lo que no sabe (lo más inteligente). Mi segundo consejo: rodearos de personas así.

 Otra mejor ayuda ha sido la matrona de mi centro de salud así como la ginecóloga y la matrona que asistieron el parto y a quienes estaré siempre eternamente agradecida. Mi tercer consejo: quien mejor sabe lo que tiene que hacer eres tú pero si tienes dudas o no sabes sobre algo, dirígete a quien de verdad sabe.

 Y otra gran ayuda han sido mis amigas mamás o sanitarias... Mi cuarto consejo: durante este proceso lo que menos necesitas son críticas malas, presiones, que te vengan a organizar... lo que sí necesitas es que te digan: "estoy para cuando me necesites" (y que sea asi), "duchate tranquila que yo me quedo con la niña"...

 Ahora vamos con las "ayudas malas" obviamente no voy a decir de dónde provienen, aunque si me leen lo sabrán!!! Para suavizar y porque es verdad diré que también ayudan, a su forma: cuanto más lejos o menos caso, mejor!

Cuando me refiero a este tipo de ayudas son fundamentalmente temas de conversación relativos a: lo doloroso del parto, lo mal que te quedas en todos los sentidos, tu horrorosa organización, tu falta de tiempo para los demás... Lo mejor es que nadie lo va a hacer tan bien como lo haces tú. Mi último consejo es: lo importante eres tú y tu bebé. Es tu momento y no va a volver a repetirse: Disfrútalo!